Sin alejarse de las playas conocidas, es imposible conocer nuevos océanos.

A veces, no queremos conocer diferentes personas, proyectos lugares o circunstancias.

Es fácil aferrarse a ”mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”.

Pero, ¿cómo podemos asegurar algo que desconocemos?.

Si no pruebas, si ni si quiera das el paso para explorar, para descubrir, para arriesgar, nunca sabrás que pasará.

La vida quiere que ganes, pero en tus manos está dar los pasos necesarios para que ocurra.

Sólo sabrás de lo que eres capaz cuando sientas incomodidad, cuando no estes en zona conocida, porque es entonces, cuando necesitas sacar lo mejor de tí y ponerte a prueba.

Haz lo que siempre has soñado, aunque los miedos inunden tu mente. Hazlo.

Todos sentimos en nuestro interior eso que nos remueve, que deseamos y que hace que nuestro corazón palpite con fuerza.

Hace que nos sintamos vivos.

La vida es muy corta para quedarte con las ganas.

La única manera de saber que sucedera es haciéndo aquello que tanto anhelas.

Yo he arriesgado, he creido estar en el camino correcto y no siempre las cosas han salido como imaginaba, pero aún así, todo ello me ha servido para lo más importante que un ser humano puede hacer: crecer.

Porque el crecimiento personal es la recompensa a todo el valor.

Y gracias a ese crecimiento, cada día me siento más cerca de todo aquello que mi alma anhela.

Recuerda:

Si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo.

Da el paso.

Confía en tí y se abriran puertas donde ahora solo ves paredes.


23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo